Seleccionar página

Un análisis de más de veinte mil adultos en Estados Unidos revela que aquellos que siguen un régimen de alimentación restringida a 8 horas presentan un 91% más de riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares. Este hallazgo pone en tela de juicio las prácticas dietéticas de ayuno intermitente ampliamente promovidas por sus beneficios a corto plazo en la salud metabólica.

El ayuno intermitente, especialmente el limitado a un periodo de 8 horas, ha ganado popularidad como método para mejorar la salud cardiometabólica y controlar el peso. Sin embargo, el impacto de estas prácticas a largo plazo, particularmente en términos de mortalidad general y específica, como las cardiovasculares, había permanecido en gran parte desconocido hasta ahora.

La investigación se propuso aclarar la relación entre el ayuno de 8 horas y el riesgo de mortalidad. A pesar de los informes previos que sugerían mejoras en los perfiles de riesgo cardiometabólico a corto plazo, este estudio destaca una asociación preocupante entre el ayuno de 8 horas y un aumento significativo en el riesgo de mortalidad cardiovascular, tanto en la población general como en individuos con enfermedades preexistentes.

Los resultados demostraron que, en comparación con una duración de alimentación de 12-16 horas al día, limitar la ingesta a menos de 8 horas se asoció con un riesgo mucho mayor de muerte cardiovascular. Además, aquellos con una ventana de alimentación de más de 16 horas presentaron un menor riesgo de mortalidad por cáncer entre individuos con esta enfermedad.

Estos hallazgos sugieren que, si bien el ayuno intermitente de 8 horas puede tener beneficios a corto plazo, sus efectos a largo plazo sobre la salud cardiovascular pueden ser adversos. Resalta la necesidad de un enfoque más personalizado y cuidadoso en las recomendaciones dietéticas, especialmente para personas con condiciones de salud preexistentes. La relación encontrada entre la ventana de alimentación restringida y un mayor riesgo de muerte cardiovascular no implica causalidad directa, pero invita a una reflexión profunda sobre las prácticas dietéticas y su impacto en la salud a largo plazo.

* Antes de probar el ayuno intermitente, consulte a un profesional de la salud, personaliza tu plan según tus necesidades, mantén una dieta equilibrada, no olvides la hidratación y monitorea tu bienestar durante el ayuno.
 

American Heart Association. (2024, March 20). 8-hour time-restricted eating linked to a 91% higher risk of cardiovascular death. ScienceDaily. Recuperado el 24 de marzo de 2024 desde www.sciencedaily.com/releases/2024/03/240320115727.htm