El burnout, más allá de afectar la salud mental, causa cambios significativos en la biología del cuerpo, incluyendo la activación del sistema nervioso y alteraciones hormonales. Destaca la necesidad de abordar el burnout no solo psicológicamente, sino también desde un enfoque físico, considerando sus implicaciones en la salud general.